Síntomas de la Herida básica: el sinsentido, la carencia, la desvalorización…

Te hago una propuesta, lee este primer párrafo y  tomate 3 o 4 minutos; cierra los ojos e imagina el Universo, TAN Lejano (aparentemente), Bello, Inmenso, A-temporal, Eterno… con su flujo, sus planes, sus ritmos… en expansión continua, en cambio, en despliegue… respira-lo, siéntelo, está siempre ahí.

Intenta no querer entender lo que te escribo, sino sentirlo.

Porque no se trata de explicarte o convencerte de nada (creo que uno de los efectos secundarios de la práctica del zen es que disminuye la necesidad de entender ‘LO Grande’, ‘LO que no se ve’ el ‘Misterio’), sino de compartir sensaciones y vivencias que forman parte de la cotidianidad, aun cuando suelen pasar desapercibidas.

Hay muchos formas interesantes y potentes para nombrar Lo que Es, lo que Fue, lo que Será; Lo  que sostiene el Universo y todo lo que en él se muestra, lo que se hace manifiesto; incluyendo otras cosas mucho más pequeñas en esa inmensidad, aunque muy importantes para ti y para mí; es esa Esencia la Causa – Origen de esto que tú y yo somos.

A mí me gusta ESENCIA, lo que es y está en todo y en todos (será que se lo oí por primera vez a Willigis Jäger, maestro zen que me aportó tanto), la Vida viviéndose en y a través de todo.

Mirar y ver al ser humano en sus dos dimensiones, aspectos o realidades (las palabras no se adaptan, pues empequeñecen y limitan; sin embargo imprescindibles): por una parte es un ser temporal, con su cuerpo, su mente e, incluso, su espíritu (entendido como la parte de nosotros más sutil, más consciente) y es también un Ser A-temporal, eterno, infinito… ; porque cada Ser humano es La Esencia viviéndose a través de cada uno; dicho de otra forma, somos porque la Esencia nos sostiene y nos nutre, nos vive.

Y es en este proceso (en ese hecho biológico y cronológico) de manifestarse lo Grande en lo pequeño, lo Eterno en lo temporal, cuando comienza nuestra vida y por un momento, dejamos de sentirnos Parte.

ESTE INSTANTE ES LA HERIDA BÁSICA: una reacción que provoca una interpretación, su creencia y su consecuencia; dejamos de sentirnos parte del Ser, del Todo. Instantáneamente (todavía en esbozo) la construcción de una alternativa, una estructura psíquica-mental que nos sostiene y nos estabiliza… al precio de limitarnos, pues es para un tiempo, es finita, caduca.

Es sólo un instante y no tendría consecuencias si pudiéramos quedarnos abiertos y vivirlo; parece que no es así, parece insostenible. La alternativa, con lo que hay en esos inicios, es la protección, el cierre que conlleva la sensación de aislamiento, de no-pertenencia y así, al protegernos, perpetuamos la experiencia viviendo YA desde una distorsión.

Es esta interpretación errónea el principio y la causa de que vivamos cerrados, pues intentamos evitar sentir El Miedo (con mayúscula pues es el recuerdo de ese instante de profundo cambio y de la amenaza que nos generó); un Miedo que quizás no sea tan grande como el recuerdo que tenemos de él. Es por no sentirlo que nos alejamos cada vez más, construyendo murallas y todo tipo de protecciones; sin saber que inevitablemente también nos distanciamos de la Solución: comprobar si realmente es tanto como imagino; comprobar si miro la realidad o me quedo en su reflejo, en la distorsión.

Vivir desde la Herida básica es vivir desde la estrechez, desde la carencia… antes o después aparece un sinsentido vital, una nostalgia de algo que intuimos nos nutría…

La Herida básica es universal, pertenece a la naturaleza del ser humano y creo que nos acompaña siempre. Normalmente hacemos todo lo que podemos (estrategias como disociación, negación, hermetismo..) para no sentirla y ocultarla (mientras no se empeñe en hacerse notar); la otra opción es interesarnos por ella, entender cuándo y porqué aparece, atenderla y, algún día, arriesgarnos a mirarla a los ojos.

Un camino que necesita Conciencia y Presencia, para no dejarnos llevar por la inercia de nuestra estructura y para admitir el vértigo de acercarnos a ese lugar, a esa herida y comprobar si es cierto que muero… y ya te adelanto que lo que muere es una Idea, construida para sobrevivir…