Los Órdenes del Espíritu: Al servicio de algo mayor.

Módulo IX de la Formación en Constelaciones Familiares desde la atención plena.

                                                                                                       Makarena      mayo 27 – 28

LA HERENCIA INVISIBLE: HUELLAS DE NUESTRA GUERRA CIVIL.

Destinos difíciles, secretos familiares, exclusiones, injusticias, muertes, traiciones, abusos… la sombra de la humanidad se suaviza cuando es vista, cuando es iluminada; desde el respeto, desde la honra a lo que fue; sólo la mirada que incluye a todos conduce a la reconciliación, a la Paz.

Los hijos, los nietos… son los actores-protagonistas de temas antiguos no resueltos; nada queda impune, todo tiene que ser visto; nada es nuevo hoy, sino que es la manifestación de un desorden en nuestro sistema; en nosotros, lo no resuelto, se muestra como síntoma.

Cuando el ser humano salta el orden legal que se creó para proteger el buen vivir… cuándo lo trasgrede porque el entorno es tan hostil que ya no siente que vive protegido, emerge la actitud más básica y primaria (animal): la superviviencia aun a costa del otro… y el siguiente paso, la aniquilación: tomo tu vida para sobrevivir, y todo lo tuyo; te quito el Ser.

¿Quién sobrevivió? ¿Quién se salvó? ¿Quien huyó? ¿A qué precio? ¿Qué culpa o lealtad no nos permite hoy tomar la vida hoy y vivirla plenamente? ¿Quién no nos da permiso para continuar? ¿Quién fue víctima? ¿Quién verdugo? ¿O testigo silencioso?

Víctimas y verdugos (y todas las situaciones duales) cambian sus papeles en generaciones posteriores, equilibrando el sistema… Nadie gana, todos pierden. Y TODOS forman parte, todos AL SERVICIO DE ALGO MAYOR; también nosotros hoy (siempre).

Trabajaremos en nuestros sistemas las dinámicas víctima-verdugo; vida-muerte; supervivientes-culpa; excluidos y olvidados…. Vivir al precio de la muerte o los actos violentos de otros… vivir mientras que otros murieron… sabiendo que el destino se muestra como el pasado no resuelto, no visto, no honrado.

INTRODUCCIÓN.

La-flor-y-el-cuchillo.2012-Foto-secuencia-del-cortometraje-.Intercambio-de-luz.Todo movimiento es un movimiento del Espíritu, nada termina, el pasado se consuma en el presente. En el Espíritu no hay dualidad, no hay bueno-malo, correcto-incorrecto… hay totalidad.

Nosotros no somos los creadores de nuestra vida, somos los actores. Es el Espíritu el que provoca el movimiento; en él somos tomados para ocupar un sitio, estamos AL SERVICIO DE ALGO MAYOR… de dónde tomaríamos la fuerza para hacer algo distinto a lo que hay?

Somos a la vez libres, como parte de ese Espíritu-Esencia que ES  y sometidos como individuos que son tomados como una parte.

Los órdenes y los desórdenes humanos son así en un determinado nivel de consciencia; al entrar en sintonía con el Espíritu TODO ES UNO.

Consecuencias de la exclusión; leyes de compensación entre dar y tomar; beneficios y pérdidas, ley de jerarquía… consecuencias de la trasgresión de alguna de ellas.

La “buena conciencia” como núcleo de grandes conflictos; entendida como el mantenimiento de lo establecido para la pertenencia desde un nivel infantil de conciencia. ¿Al servicio de quién está?

Y debajo, en el núcleo de cada ser viviente, el deseo de supervivencia; para preservarlo el ser humano establece normas para evitar los conflictos importantes, especialmente los conflictos mortales; cuando estas normas o leyes se sobrepasan,  cuando el ser humano está al límite, cuando se trata de sobrevivir aun a costa del otro, tomando no solo su vida, sino todo lo suyo (guerras, revoluciones…) el deseo primario de aniquilar estalla, entonces las consecuencias son desastrosas, dramáticas.

La aniquilación como forma de supervivencia más instintiva y destructora es la energía que provoca y sustenta una Guerra.

 

INDAGACIÓN PERSONAL.

  • Sucesos relevantes durante la guerra:
  • Quien mató, quién murió, quien se salvó…. cómo?
  • Olvidados. Prisioneros. Torturados. Traicionados. “Vendidos”.
  • Los que huyeron, los que se escondieron, los que desertaron, los que fueron exiliados.
  • Robos, expolios, ruinas… trueques de bienes por indultos, salvaconductos…
  • Los que no fueron llorados, ni reconocidos, ni
  • Síntomas que se manifiestan en los descendientes:
  • Trastornos mentales: esquizofrenia, bipolaridad, depresión crónica…
  • Trastornos físicos: enfermedades degenerativas, auto-inmunes, falta de vitalidad…
  • Trastornos energéticos: indolencia, apatía, cansancio crónico, conflictos, enfrentamientos…
  • Trastornos emocionales: ira-agresividad, tristeza-tendencia al suicidio, miedo-claustofobias

 

MÉTODO

  • Introducción sobre “Los órdenes del Espíritu: al servicio de algo mayor” y sobre La Guerra.
  • Qué son los Órdenes del Espíritu.
  • Qué es algo mayor.
  • Qué Órdenes del Amor se han trasgredido: Pertenencia, Vinculación, Equilibrio entre dar y tomar.
  • Cómo comienza una Guerra:” cuando el orden humano se salta, aparece el orden animal: la ley de la supervivencia; ante el miedo de la aniquilación, ganar o perder se convierte en matar para sobrevivir”.
  • Reflexión sobre el enfoque del encuentro:
  • Lo que no pudo ser reconocido, ni llorado, ni honrado.
  • Las muertes justificadas: hemos matado al enemigo.
  • Dar un espacio al sufrimiento que supone interrumpir una vida. Para que esto se pueda hacer, necesitamos disociarnos del otro, negarle la mirada, esto inevitablemente nos conecta a la dinámica víctima-verdugo.
  • Conectar a través de nuestras propias emociones y desde lo individual elevarnos a lo colectivo.
  • Ritual de apertura, tomando y honrando a cada uno de nuestros sistemas, y a los que hoy no están aquí pero que pertenecen a nuestra historia.
  • Cada uno de los presentes, al terminar su presentación sistémica, se levantará y encenderá una vela que colocará en “el altar”.

 

formacion sistemica

LUGAR

Finca  KARANA, Huétor Santillán (Granada)

Si te interesa este taller, ponte en contacto conmigo.

móvil 651442356

Correo  macarena@encontrandoelcamino.es                   karanazul@gmail.com