ENEAGRAMA = AUTOCONOCIMIENTO

¿Crees que sabes cómo eres? No somos lo que parece que somos. No somos lo que mostramos en nuestro “día a día”. Ni siquiera somos lo que creemos que somos. Entonces…  ¿cómo somos? ¿cómo soy?.

El Eneagrama es un método de autoconocimiento que, de manera “relativamente” fácil, nos ayuda a identificar nuestra personalidad, “esas” características tan típicas y concretas que cada uno mostramos al relacionarnos con los demás e incluso con nosotros mismos.

La personalidad, según wikipedia, es un conjunto dinámico de características psíquicas de una persona; la organización interior que determina que los individuos actúen de manera diferente ante una circunstancia. El concepto puede definirse también como el patrón de actitudes, pensamientos, sentimientos y repertorio conductual que caracteriza a una persona y que tiene una cierta persistencia y estabilidad a lo largo de su vida de modo tal que las manifestaciones de ese patrón en las diferentes situaciones posee algún grado de predictibilidad.

eneagrama-1El eneagrama define 9 tipos de personalidad, los ENEATIPOS.

El “eneatipo” es la estructura concreta de  cada individuo; está compuesta por cualidades positivas y/o negativas, conscientes e inconscientes. Esta estructura o patrón, es la forma  que tenemos cada uno de interpretar y gestionar la vida.

El conocimiento del eneatipo nos ayuda a tomar conciencia de nuestros actos rutinarios, de aquellos que “están” por encima de nuestra voluntad y que a pesar de que “quisiéramos” cambiarlos, vuelven una y otra vez a expresarse. También nos ayuda a descubrir los limites que de manera inconsciente hemos creado y que se han convertido en nuestros patrones-cárceles. Todo esto nos irá permitiendo pasar de ser reactivos a ser activos; a tener cierta “libertad” de elegir nuestra reacción ante situaciones externas que, antes, nos han hecho perder el control; podremos encontrar una forma de romper las rutinas lo que nos llevará  a  una nueva forma de ver la vida e, incluso, de vivirla.

Eneagrama TIPOS littleHay 9 eneatipos, numerados del 1 al 9. Ninguno es mejor ni peor; ser uno u otro no implica estar más o menos evolucionado. Aplicar el eneagrama es “encontrar” el eneatipo de la persona, es acercarnos a su forma de mostrarse, de gestionar la vida.

Cada persona tiene UN eneatipo que lo define y lo “acompaña” toda la vida. No cambiamos de eneatipo en épocas “buenas” ni en tiempos de crisis; más bien nos estructuramos más rígidamente en nuestro patrón o ampliamos los límites.

Conocer el eneatipo es conocer  la siguiente información sobre la persona:

  • Carácter básico, con un defecto (o fijación) y una cualidad (o virtud) dominante.
  • “Señales de alerta”: actitud específica que aparece ante conflictos o crisis.
  • Capacidades y/o potenciales para la gestión de ellos, así como la forma mejor de utilizarlos.
  • Sus miedos, expresados a través de sus limitaciones y bloqueos.
  • Sus retos posibles y los “imposibles”.
  • Qué les ayuda y que no.

Cada eneatipo posee “sus propias estrategias inconscientes” desde las que se “defiende” o “ataca” en momentos de crisis, de dificultades, de conflicto. Todos tenemos “un miedo básico” que proviene de “nuestra más tierna infancia” y que hemos relegado al inconsciente, sobretodo porque nos ha dañado; pero eso no evita que siga estando ahí, marcándonos y condicionándonos, todavía, mucho más de lo que creemos.

eneagrama_gris1Hemos construido una estructura “bastante importante” para protegernos de ese “miedo” que es ( o ha sido, en el mejor de los casos) , básicamente, el no sentirnos válidos y, por lo tanto, el no sentir la mirada aprobatoria del “otro”.Y es este “miedo”, esta “herida”, la que forma el núcleo del eneatipo; de tal forma que según como se ha vivido o sentido la falta de apoyo, validación, acogida…  así hemos sido heridos y así hemos creado la protección o armadura concreta. Realmente la personalidad o el eneatipo son el resultado de nuestra “maravillosa” capacidad de adaptación y/o supervivencia… francamente impresionante; lo que ocurre que quizás ya no es TAN necesaria, quizás ya podemos dejarla o, por lo menos, aflojarla.

Conocernos nos lleva a entendernos; conocer a los demás nos lleva a entenderlos. Y, desde ahí, darnos cuenta que, igual que nosotros, los demás también tienen un patrón concreto, inconsciente, que les lleva a mostrarse y/o actuar de  “esa” determinada forma.

eneaengranajeEl eneagrama se convierte en un mapa que nos ayuda a descubrir, en cada situación o momento,   dónde  nos  encontramos y   la   “ruta” más asequible según cada eneatipo, puesto que cada eneatipo tiene ciertas tendencias “naturales” de centramiento y de descentramiento; sus propias trampas que lo mantienen “encadenado” a conductas repetitivas; también ciertas cualidades “en potencia” que le ayudarán a crecer y a poder desidentificarse con la personalidad; dejar de pensar en la personalidad como algo rígido y estático, y empezar a considerarla como una “forma” de gestionar nuestro estar en medio de lo cotidiano; algo así como “la herramienta con la que nos inter-relacionamos” y no como lo que yo soy.

Trabajar con el eneagrama significa acercarnos a nosotros y reconocer-nos; descubrir hasta cuánto estamos condicionados y “atrapados”.