EL PROCESO PERSONAL, UNA CRISIS VIVIDA DESDE LA CONSCIENCIA (I)

Me gustaría empezar reflexionando sobre tres ideas, tres conceptos,  tres pilares de una “propuesta” terapéutica.  Una propuesta terapéutica que forma parte tanto de mi formación profesional, como de mi experiencia personal, como de mi experiencia en el acompañamiento de otras personas en su proceso personal.

Y son las tres palabras que aparecen en el “título” de este artículo, de esta reflexión: crisis, proceso personal, consciencia.

miedo¿Qué es una crisis?  Es un espacio de tiempo en el que ante situaciones externas e internas, conocidas o no, nos quedamos sin recursos o sin acceso a ellos, lo que supone una desestabilización y un bloqueo; no sabemos qué hacer o qué no hacer, nos sentimos sobrepasados, colapsados, bloqueados…

¿Qué es un proceso personal? Es la opción de actuar en y sobre la crisis, en vez de caer en ella. Es poder utilizarla y aprovecharla  para revisarnos. Poder “mirarnos” con algo de objetividad, analizarnos en relación a nuestra vida, nuestras relaciones, nuestros proyectos …. descubrir qué aspectos son todavía válidos; cuales ya no funcionan y me producen dolor o estancamiento; cuáles pueden ser cambiados; cuáles “tomados”… . Esto supone no quedarnos en la causa que la ha detonado, sino profundizar hacia el núcleo; así como indagar en los distintos aspectos que se manifiestan: emocionales, psicológicos, físicos, somáticos…

¿A qué llamamos consciencia? En Wikipedia se define como ” el conocimiento que un ser tiene de sí mismo y de su entorno;  también se refiere a la moral o bien a la recepción normal de los estímulos del interior y el exterior. Consciencia  significa, literalmente, «con-conocimiento» . A ésto yo le añadiría: saber que está ocurriendo algo, en mí como persona, o en mi entorno, como interrelación ,y poder “vivirlo” no alejarnos de ello, ni reprimirlo, ni hacer nada más que “mirarlo”  con atención, con presencia .

Pertenecemos a una generación que se puede permitir el lujo de “mirar” sus crisis y convertirlas en procesos personales. Incluso podemos comenzar un proceso personal sin que haya una crisis activa; podemos “tomar consciencia” de que en nuestra vida hay situaciones, actitudes, dinámicas que nos llevan a vivir limitados, a sufrir, y desde ahí querer hacer algo diferente para cambiar. Pero no es cambiar por huir de lo que ocurre, de lo que aparece, sino cambiar mi forma de posicionarme o relacionarme con la Vida como es.

El proceso personal se basa en la consciencia y en el autoconocimiento, a la vez que necesita un cierto procedimiento o método que nos lleva a del entender y experimentar, al  comprender . ¿Pero,qué quier decir esto?  Somos seres muy complejos, esto es así y no se puede obviar, tenemos una mente muy desarrollada que “necesita” entender lo que ocurre para relajarse algo…. pero también tenemos un cuerpo sensitivo, que necesita experimentar, sentir lo que está ocurriendo. Cuando unimos el entender con el sentir, se produce la “comprensión”  y esto nos estabiliza y nos hace crecer.

La vida esta llena de procesos personales “naturales”, de situaciones a las que tenemos que enfrentarnos y que nos hacen crecer; pero también esta llena de pequeños y grandes contratiempos que no podemos o no sabemos vivir. Aprendemos a sobrevivir, a aguantar, a “apagar fuegos” y nos vamos empequeñeciendo, reprimiendo, tensando, empobreciendo. Los humanos tenemos por una parte un impulso a la evolución, y por otra una gran capacidad  de adaptación, y esto a veces puede ser contradictorio; tenemos la tendencia a crecer, a expandirnos… pero pronto nos adaptamos, nos acomodamos a lo que hay… esto nos paraliza, incluso nos bloquea desde dentro.,

Necesitamos recursos, es decir necesitamos tener conocimientos, herramientas, métodos, estrategias… que nos ayuden a mantenernos en medio de las dificultades. Necesitamos desplegar nuestro potencial, lo tenemos, pero a veces no podemos acceder a él. Los recursos son “los aliados” de nuestro proceso.

Pero ¿que pasa si no tengo suficientes recursos, o si no puedo acceder a ellos?, tendremos que buscarlos y es por eso que un proceso personal a menudo requiere de acompañamiento; buscar ayuda en un terapeuta, de un método, de un grupo de trabajo.. ponerse en marcha hacia una ayuda exterior es ya un recurso.  A veces es importante contar con un acompañamiento, no tanto con un guia al que le doy cierto “poder”, sino un acompañante que me ayuda en una época determinada, que me aporta cierta estabilidad, que “mira” mi trayectoria, me indica o avisa cuando me vuelvo a dejar atrapar por mis trampas, miedos, límites…

A veces el proceso personal se hace en solitario, pero otras veces poder contar con ayuda lo  convierte en algo bastante más llevadero y, de alguna manera, más beneficioso.

autoestima1Un proceso personal no es más que: mirarnos a nosotros, a nuestra forma de ser, a nuestra vida, nuestras relaciones, nuestro trabajo; a todo lo “mío”; descubrir-me, mirar-me, conocer-me, entender-me….. comenzar a mirar tantas cosas (actitudes, características, defectos, virtudes, emociones) que hasta hoy he ido “sorteando”, o reprimiendo, o negando… Y para esto hay YA métodos determinados, que abarcan las distintas parcelas de la persona.