La Sombra

Todos tenemos algunos aspectos más claros, más visibles… hay algunos que nos parecen más adecuados, mejores; otros nos desagradan en alguna medida, aunque los “llevamos con garbo”. Pero eso no es todo lo que somos. Todos tenemos una parte  luminosa y otra oscura: La Sombra.

Llamamos Sombra a aquellas cualidades que, de manera inconsciente e inevitable, tratamos de ocultar, a los demás y a nosotros. También forman parte de ella aquellas que en nuestro ámbito (familiar, en primer lugar, social, cultural y/ religioso) no eran aceptadas, que producían inquietud y/o desaprobación.

Poco a poco, sin tener consciencia de ello, fuimos relegando las cualidades o características personales que no eran admitidas a un espacio oculto en nuestro interior, que con el paso del tiempo quedó olvidado, de la misma forma que también queda olvidado el motivo de porqué no nos permitimos determinadas actitudes o vivencias que no siempre, al día de hoy, son tan negativas inadecuadas.

La Sombra siempre aparece inesperadamente y suele provocar reacciones negativas en uno mismo y en su entorno. Suele venir acompañada de miedos, más o menos lógicos; de vergüenza o sensación de hacer el ridículo; de tristeza, con matices de nostalgia o abandono; de agresividad,  en forma de ira o de frustración; de desesperanza, o hastío ante la vida; de vacío…

Sombra de eclipse sobre la Tierra

Trabajar con La Sombra es trabajar con nosotros, desarrollar la capacidad de no huir ante lo que, en primer lugar, sentimos como amenazador; esto nos permitirá descubrir QUÉ la creó, PARA QUÉ surgió y QUÉ la nutre. Acercarnos a ella y valorar si sigue siendo necesaria, y hasta cuánto soy yo quien la alimenta.

Trabajar con La Sombra es hacerla consciente, y esto supondrá no estar «sometidos» a ella, o no estar tan condicionados, no ser tan reactivos. Además poder utilizarla para encontrar potenciales desconocidos, cualidades personales que no pudieron ser desarrolladas;  mensajes de necesidades no satisfechas y que ahora intentan ser escuchadas.

La Sombra se manifiesta como personajes portadores de una necesidad infantil, que al no ser admitida se esconde bajo un aspecto amenazador. Realmente SOLO quiere ser escuchada y, por fin, satisfecha.

Lecturas recomendadas